lunes, 5 de mayo de 2008

Bighorn, relato propio (fragmento)


“…time to rock the road and tell the story of the jelly rollin’ dirty boots are on…” sonic youth

Lo ha hecho. Cheryl finalmente lo ha hecho. Jamás la hubiera creído capaz de hacerlo. Se los ha cargado a los dos. Con una recortada. Entró en casa y empezó a disparar. Mamá estaba en la cocina. Sus vísceras se desparramaron por los blancos armarios y por la pica de mármol. Papá leía el periódico en el comedor y se levantó al oír los disparos en la cocina. Corrió a la escalera a por su 38, pero Cheryl sabía dónde la guardaba y le esperaba allí. Yo acababa de encender la cadena. Cheryl subió a su habitación y metió lo que necesitaba en una bolsa de deporte verde. Luego entró en la mía y apuntándome con la escopeta me obligó a acompañarla, mientras en el tocadiscos , Alice in Chains coreaban “ Down in a hole and I don’t know if I can be saved.” Cheryl me llevó por el jardín a empujones hasta un Ford rojo que estaba aparcado delante de casa. Había un tipo dentro. Mi hermana me hizo subir con un golpe de culata en la espalda. El tipo arrancó el coche dejando medio neumático en el asfalto y no pude evitar contemplar la casa de mis padres por última vez.

Versión completa en Libro Andrómeda (pdf)